Jardinería

Los fundamentos de la jardinería orgánica


La jardinería orgánica se trata de cultivar un huerto con la naturaleza y no en su contra. Recurren a especies de verduras y frutas bien adaptadas al suelo local.

Para no cansar el suelo, practican la rotación de cultivos y piden ayuda a auxiliares naturales para proteger los cultivos de depredadores y parásitos.

Tierra: entorno vivo

El jardinero orgánico produce sus flores, frutas y verduras considerando la tierra no como un soporte inerte sino como un elemento vivo. Para no perturbar sus numerosos microorganismos, utiliza herramientas adecuadas (grelinette, aerobeche, biobeche) y productos de tratamiento "naturales" (por ejemplo: estiércol líquido de las plantas a base de ortiga, de consuelda o de cola de caballo).

Dado que se tratan solo con productos preventivos o curativos "suaves", las verduras y frutas orgánicas deben elegirse entre las especies más resistentes a las enfermedades. Su origen local garantizará una buena adaptación a las condiciones climáticas regionales.

Otro principio del buen jardinero orgánico: no desperdicies nada. Ya sean las semillas que sembraremos una a una en lugar de un puñado, hasta el agua de lluvia que recolectemos (barril colocado debajo de una cuneta, tanque subterráneo, cuenca). Se eliminarán todos los "desechos" valiosos de las plantas (peladuras de verduras, cortes de césped, residuos de poda de árboles frutales). compost para dar un abono natural y gratuito. Finalmente, sembrando abono verde (Leguminosas) para enterrar en el suelo, se enriquecerá con humus sin utilizar fertilizantes químicos derivados del petróleo.

Métodos de protección "suaves"

Para luchar contra las "malas hierbas" (que suelen ser buenas hierbas cuyas propiedades desconocemos), utilizaremos las triturado o mantillo, en lugar de usar herbicidas que contaminan el nivel freático.

Al promover la biodiversidad de cultivos y hábitats en el jardín, atraeremos animales que “protegen” los cultivos: aves, erizos, mariquitas, moscas flotantes, escarabajos, murciélagos, etc.

Respeto y curiosidad

La palabra clave que resume el comportamiento del jardinero orgánico perfecto es “respeto”. Respeto por la tierra, el aire, el transcurso de las estaciones, el ritmo de la naturaleza ...

Finalmente, el jardinero orgánico se documentará regularmente en la prensa y los libros para mantenerse al tanto de los nuevos métodos de cultivo económicos y ecológicos, sin perder de vista las técnicas antiguas. Más allá de una moda pasajera, consumir frutas y verduras orgánicas es una excelente manera de mantenerse saludable. Porque según los médicos, los pesticidas y fertilizantes químicos son en parte responsables de muchas enfermedades autoinmunes y hormonodependientes (lupus, esclerodermia, artritis reumatoide, asma, fatiga crónica, esclerosis múltiple, cáncer ...).

¡Cultive un huerto orgánico para mantenerse en forma y proteger los recursos naturales (suelo y agua) para las generaciones futuras!

Pierrick el jardinero


Vídeo: CONOCE LOS 10 PEORES CONSEJOS DE JARDINERIA QUE HAY EN YOUTUBE (Junio 2021).